Criticas

“La ecléctica artista Antonella Pintauro ha participado en innumerables exposiciones colectivas y personales, ha sido ganadora de varios premios, y por lo tanto es reconocida en su expresividad tanto en el territorio de Anzio y Nettuno, como también en Roma y a nivel nacional.

La artista prefiere utilizar un doble lenguaje: el figurativo soñador y el materialista y se las arregla perfectamente en esa dualidad para expresarse plenamente.

En algunas obras figurativas encontramos algunos elementos que se repiten, el lenguaje es el soñador de Chagall y, en concreto, recordamos: el Sogno, Donna che dormeDonna con l’ombrellini y Unicorni.

En el primer cuadro Sogno la artista hace evolucionar la danza de una niña en el cielo en una secuencia etérea y fluctuante llena de torbellinos empíricos, donde los contrastes cromáticos de colores puros se repiten rítmicamente en el espacio circundante.

En la Donna che dorme todo parece dulce, el ambiente es contemplativo mientras un ligero viento mueve la brisa y las flores en primer plano. Los colores se caracterizan por tonos celestes rosados y amarillos, el cuerpo femenino está bien proporcionado con tonos cálidos.

En las Donne con l’ombrellini se ve la figura desde arriba envuelta en una multitud de paraguas que se abren a su alrededor, la escena es un poco soñadora y recuerda Chagall tanto en los tonos como en los efectos del fondo muy colorido que anima la composición.

En los Unicorni encontramos el aspecto soñador y evanescente, donde predominan el aire y el azul del cielo que acarician a los caballos alados, incluso aquí todo es de esencia “Chagall”, sus pinturas y su expresividad.

En otras obras encontramos la búsqueda de la perfección femenina y la energía positiva de la vida, como en: Donna con treccio, Le bagnanti, Donna con pareo.

En Donna con treccia la artista retrata a la mujer en un momento de relajación, donde el cuerpo esbelto y femenino se convierte en el centro de la composición, mientras mira al cielo con intensidad. Los tonos vuelven a ser azules, esta vez profundos y casi tendiendo al morado sobre el que destaca el cuerpo vivo, casi un retrato de la artista.

Le bagnanti evolucionan en un paisaje salpicado de flores y esencias arbóreas, donde el cuerpo de agua da la bienvenida a las dos mujeres que intentan bañarse. Las figuras destacan por su feminidad, los cuerpos son cónicos y delicados, mientras que el trazo y las pinceladas son precisas así como los tonos cálidos de los colores, de los trazos de las aguas y del resto de la composición.

En Donna con pareo, la obra emerge por su profundidad paisajística, los tonos vuelven a ser azules y la mirada del personaje se pierde en el horizonte. La figura femenina vuelve a ser esbelta y elegante, de una feminidad genuina que se acerca a la naturaleza con complicidad y pasión.

En otras obras aún podemos ver el sentido de familia, los abrazos tiernos, la felicidad y el compartir son los temas que encontramos en: Amore materno, La scelta, Misura.

Amore materno es una obra verdaderamente maravillosa tanto por el concepto como por la expresividad obtenida. La madre semi-acostada está envuelta en un chal y en el tierno abrazo de su pequeño, mientras la luz de la luna y el paisaje floral parecen contemplar este gran amor. Los tonos son profundos e intensos.

La scelta retoma el tema del amor maternal y con vivacidad material, la artista hace que los personajes se muevan en un himno a la alegría, demostrando ésto, con las flores que explotan con colores y luz, mientras que en el cielo a lo lejos se puede percibir una figura anciana.

En la Misura, todo parece tener sentido, el hombre en primer plano marca su rectitud con una balanza, mientras que tres figuras en la distancia suben una escalera: el hombre, la mujer y el niño, cada uno tiene su propia tarea, cada uno su propia medida.

En las obras Amanti y Distacco, la artista busca un amor intenso vivido o perdido.

En los Amanti, el mundo desaparece para moldearse en una atmósfera amortiguada, llena de colores y esencias florales insinuadas. Casi completamente oculto, aparece alguien, que, en un apasionado beso, toma una mujer desnuda y completamente visible, como si el amor entre los dos fuera diferente, abierto el de ella, cerrado y velado el suyo.

En Distacco sentimos el sufrimiento en la sensación de los tonos contrastantes iluminados y arremolinados del cielo, mientras que las figuras son una en contemplación y la otra acostada y abandonada al evento. Los colores están bien definidos.

En obras como Il triplo y Diestro lo sguardo, todo huele a contemplación de lo visto y vivido en el mundo interior de la artista.

En la obra Il triplo la figura de medio cuerpo es un retrato con otras figuras de miradas y rostros en primer plano; el fondo vuelve a ser azul, la composición está bien estudiada, el significado es profundo y complejo.  

En Dietro lo sguardo la figura femenina emerge de nuevo en toda su belleza y potencia, el fondo muy trabajado conserva mucha luz.

En los paisajes muchos elementos se iluminan con extrema vitalidad, armonía, reflejos plateados y experiencias rurales vividas, que hacen recordar las pinceladas abiertas de Cézanne (Senza tetto, Luna, Speranza, Isola che non c’é, Donne nei campi).


Senza tetto es un paisaje nocturno que inspira a la artista, fascinada por las luces de las aberturas y los reflejos azules del cielo, como en una pintura de Cézanne, donde, todo aparece envuelto en el silencio de la noche pero iluminado por las luces, muchos elementos se convierten en una invitación a dejar vivir la noche.

En la Luna el aspecto del silencio irrumpe en la atmósfera y la luna enciende la sensación en hermosos reflejos marinos, mientras que la atmósfera nocturna se vuelve muy romántica.

En el cuadro Speranza, la artista vuelve a expresar este concepto del vínculo con el agua: el hombre se agacha sobre un manto amarillo pajizo y mira el espejo del agua en tonos brillantes, hecho de pinceladas azules y de un azul profundo, como si esta comunicación con la naturaleza pudiera dar respuestas para un futuro mejor, en un diálogo abierto continuo y sin obstáculos.

En Isola che non c’é el tema parece ser la esperanza o un sueño imborrable en la mente humana; un azul de nuevo intenso, un islote en medio del mar y el viento que llena la atmósfera.

En Donne nei campi todo parece vivir en el trabajo cooperativo, las siluetas son similares y envueltas en muchas flores, el fondo ocre resalta los movimientos y el cielo no esclarece los elementos, creando una verdadera armonía.

Muy bien hechas las obras de flores y de naturaleza muerta donde se iluminan las tendencias del siglo 18 en Europa y de la vivacidad expresiva de Cézanne (Margherite, Primmavera, Le mele)

En Margherite la luz viene de la izquierda iluminando el jarrón y las flores con un efecto brillante, en general los tonos son brillantes y bien decididos, el jarrón es de un azul brillante y destaca sobre el fondo oscuro y bruñido, un tema similar se recuerda en las pinturas del siglo 18 en Europa.

En Primavera los colores brillantes y rojos evolucionan en una danza que llena todo el lienzo, el fondo vuelve a ser azul y la luz está bien representada en la composición que recuerda al estilo de Sudamérica.

Le mele, la luz invade el fruto de la parte superior hacia abajo, los tonos son cálidos y marrones, los contornos son decisivos y escultóricos, la parte inferior está jalonada de contrastes de colores brillantes e interpenetrantes con el resto de la composición, excelente rendimiento en la sucesión de formas.

En las pinturas abstractas, la artista asume un lenguaje rápido de repetición del fondo del lienzo lleno de energía y expresividad, estas son realizaciones ganadoras (Fishes, Sfere)

Fishes, la obra se compone de una repetición de movimientos de contrastes de colores puros a partir de pinceladas rápidas y cuerpos de peces insinuados, en una secuencia múltiple arremolinada.

En Sfere, la evolución de la secuencia se repite, aquí el elemento arremolinado es más acentuado y las pinceladas se suceden entre sí bailando y dándose vueltas.

En las obras materiales tenemos tanto figuras abstractas como figurativas.

Entre lo abstracto – material – informal encontramos: Scompozisione dell’esserre, Controvento, Altalena color miele. Son tres obras que hacen eco de Pollock con inserciones de elementos de materiales reales, aquí también la artista hace una evolución insertando también elementos figurativos (en la última pintura).

En la Scompozisione dell’esserre, en una pintura tipo Pollock, emerge una bicicleta descompuesta como para hacer real y presentar la explosión que destrozó la materia.

En Contro vento la artista realiza una operación de fundición y pulverización del color, donde inserta patines en la composición, de nuevo un homenaje a Pollock revisitado en clave moderna y material.

En el Altalena color miele la artista combina el lenguaje pollockiano con el lenguaje figurativo floral encontrando su dimensión menos cruda y más expresiva en los sentimientos y visualización del concepto artístico.

Otros materiales abstractos de composición cuadrangular son:  I bottoni dei bambini, A mio padre, Carte scartate, Fuochi di artificio. Aquí surgen algunos elementos por su fisicalidad, otros se vuelven más tranquilos y acaparan totalmente a la atmósfera.

I bottoni dei bambini en los que, en la figura trapezoidal descompuesta, los botones emergen como fondo de la misma.

A mio padre, la obra se hace eco de un período cubista abstracto, los elementos se diversifican y se mueven para completar una composición que genera armonía y amabilidad con un toque que recuerda al otoño.

En Carte scartate la composición es una mezcla de elementos dorados que se oponen a elementos muy coloridos. Se parece a un juego de cartas sobre una mesa con un fondo azul de nuevo y quizás siempre haya una referencia al mundo marino.

En Fuochi artificio la materia se convierte en una secuencia de contrastes cromáticos esponjosos que se amplifican al traer la luz, elementos vivos que tienen lugar en primer plano y amplifican su propia esencia.

Otros materiales interesantes por su vivacidad y refinamiento son Notturno, Il cile, Gocce di luce.

En Notturno los elementos de amalgama de materias parecen formar células primordiales y luego flotan en el cielo y fluyen en hermosas esencias de flores azules. En la obra Il cile la composición vuelve a ser diagonal y con un fondo azul caracterizado por elementos materiales de color ocre que animan la atmósfera.

En la obra Gocce di luce el fondo es siempre azul, el cual recuerda a espirales y esferas. La luz penetra a través de los tejidos del mosaico y de los elementos dorados centrales, devolviendo entre todos una gran intensidad de contrastes cromáticos.

En las obras materiales figurativas, la artista alcanza una cierta madurez.

Algunas obras son similares en su secuencia y tratamiento, tales como: Mar rosso y Abissi nascosti.

El procesamiento es el de una verdadera reproducción del arrecife de coral, se trata de gotas de cera y otros elementos que, al estratificarse, reproducen un cierto efecto deseado.

El Mar rosso, una composición múltiple y figurativa donde los elementos materiales expresan toda la vivacidad de un arrecife de coral. El tema del mar para la artista es siempre muy querido y satisfactorio.

En Abissi nascosti se retoma el tema de los fondos marinos siempre querido por la artista, donde los elementos se entrelazan para crear capas que se compenetren entre sí.

En otras obras material-figurativas, tales como: Natura morta, Abissi, La terra, Stelle di luce, la artista interpreta con gusto y proporcionalidad pinturas de alta importancia artística y formal.

En Natura morta la composición es diagonal, con elementos de material marino, no todos del mismo tamaño, unidos por el mismo color arena que son capaces de impresionar por su refinamiento.

En la obra Abissi encontramos el concepto de naturaleza muerta tomado esta vez en la profundidad del mar, es un camino evolutivo que la artista hace para devolver al mar lo que le pertenece, siempre expresándose en una composición diagonal.

En La terra la artista logra resumir con elementos materiales las expresiones de naturaleza muerta presentes en la tierra, retomando de nuevo el tema de las dos pinturas vistas anteriormente.

En la obra Stelle di luce, los elementos florales predominan sobre la composición de nuevo en diagonal. Es una explosión de energía con elementos materiales vivos.

Por último, en las obras material-figurativas: Isola dei pirati, Spirali, la artista sabe evaluar sabiamente la composición, aumentando la concentración de vivacidad y la conciencia de su estilo.

En Isola dei pirati se trata de una obra casi figurativa, que toma forma y vida con los materiales iridiscentes y de color dorado.

En Spirali, la artista logra combinar lo figurativo-abstracto de Sfere con el material donde se retoma el sentido del sueño de Chagall en la figura del ciervo sobre las espirales; de hecho, es una obra convincente que recuerda muchos elementos de su excursus artístico, llegando a la excelencia.

(Barbara Righetti – Arquitecta y Crítica de Arte)

“Un movimiento casi incontrolado, una caída generada por un gesto elaborado en sinergia con la emoción y el ímpetu”.

(Arq. Barbara Righetti – 2016, crítica de la obra Controvento)

“En el cromatismo intenso, la investigación expresiva indica la síntesis de un camino evolutivo donde el concepto de velocidad, debido al deslizamiento rápido y elegante en la pista o en el hielo, le da al cuerpo armonía y equilibrio así como una intensa sensación de libertad”.

(Prof. Mara Ferloni – 2016, crítica de la obra Controvento)

“Antonella Pintauro considera el arte un estilo de vida y lo convierte en una actitud cotidiana. El arte es una esencia vital, de la vida cotidiana, se inspira utilizando los más diversos materiales en una composición abstracta y real. No hay distinción de momentos para dedicar a su trabajo, ya que la inspiración es instinto: cada gesto, cada objeto, cada sensación se convierte en obras de arte, casi deteniendo y congelando el tiempo que fluye. ¡Y así esos colores brillantes e iridiscentes, las piedras semipreciosas y los materiales reflectantes son la expresión de una personalidad que no pinta, crea!”

(Dott.ssa Carla Ofria – 2013)